10 de Diciembre de 2018 - 08:21

Usted se encuentra en: Sitio de Accidente Cerebro Vascular para Pacientes / HOME / Consideraciones Generales

¿Qué es el accidente cerebrovascular?

Se produce un accidente cerebrovascular cuando falla el aporte de sangre a una parte del cerebro, generando síntomas según la parte del cerebro afectada. Esto generalmente es ocasionado por la interrupción repentina de la circulación sanguínea cerebral o bien por la ruptura de un vaso que genera una hemorragia.

Otros términos utilizados para referirse a un accidente cerebrovascular son “ataque cerebrovascular”, “derrame cerebral” o “infarto cerebral”

Aspectos esenciales para entender el accidente cerebrovascular

El accidente cerebrovascular ocurre cuando una arteria que lleva sangre al cerebro es obstruida por un coagulo de sangre o bien se rompe ocasionando una hemorragia cerebral. En ambos casos el resultado es el cese abrupto total del flujo sanguíneo que llega a la parte del cerebro irrigada por la arteria afectada. Si las células del cerebro dejan de recibir sangre, en pocas horas estas células mueren y con ello se pierden las funciones que la parte del cerebro afectada controla, como caminar, mantener el equilibrio, hablar, etc.

El cerebro recibe sangre mediante un sistema arterial, constituido por arterias de gran tamaño como las arterias del cuello, llamadas carótidas (ubicadas a los lados del cuello) y arterias que corren por la parte posterior del cuello. Estas arterias dentro de la cavidad craneana se van dividiendo en arterias cada vez más pequeñas que llegan a irrigar todo el cerebro.

Los factores de riesgo más importantes como dislipemia, hipertensión arterial, diabetes, tabaquismo y obesidad, producen daño a las células de las paredes arteriales, las cuales reaccionan mediante una respuesta inflamatoria. Este proceso inflamatorio permite que las partículas de colesterol LDL se introduzcan dentro de la pared arterial, en la cual son encapsuladas o rodeadas de una sustancia fibrosa, formando lo que se llama placa, dando origen a la aterosclerosis.
Con el tiempo se van depositando más partículas de colesterol LDL y las placas crecen hacia la luz de las arterias, lo que produce su obstrucción del flujo sanguíneo al órgano irrigado.

Otra consecuencia de la aterosclerosis es la tendencia a formar coágulos en las paredes arteriales y a debilitar las paredes de las arterias. Las placas de colesterol pueden romperse y el organismo trata de reparar el daño formando un coagulo de sangre, este coagulo es el que producirá la obstrucción total del flujo sanguíneo en la arteria afectada.

Por todo lo anteriormente expuesto el rol de los niveles de colesterol en sangre con respecto al riesgo de accidente cerebrovascular es fundamental.

En general las arterias afectadas por placas de aterosclerosis obstructivas son las que se encuentran en el cuello, mientras que en las arterias intracraneales la aterosclerosis produce fragilidad de sus paredes.

Por lo tanto las arterias que están en mayor riesgo de formación de coágulos sobre una placa de colesterol son las arterias del cuello, mientras que las arterias intracraneales son más susceptibles a romperse.

Existen otras formas de obstrucción de las arterias que llevan sangre al cerebro, por la presencia de un coagulo, que no dependen de la existencia de aterosclerosis, como se detallara más adelante.




Consideraciones generales

El depósito de colesterol o de placas de colesterol en las paredes arteriales se conoce como aterosclerosis. Estas placas de colesterol producen obstrucciones al flujo sanguíneo, necesario para que los diferentes órganos del cuerpo funcionen adecuadamente. La aterosclerosis produce además un aumento de la coagulación sanguínea, por lo que la formación de coágulos dentro de las arterias es más probable.

La interrupción súbita del flujo de sangre al cerebro, se produce cuando sobre una placa de colesterol, que obstruye parcialmente el flujo sanguíneo de alguna arteria que conduce sangre hacia el cerebro, se forma de un coagulo sanguíneo, el que termina por obstruir totalmente el flujo sanguíneo al cerebro.

La aterosclerosis de las arterias cerebrales produce fragilidad de las paredes arteriales, las que pueden romperse y dar origen a una hemorragia cerebral.

Por lo tanto la aterosclerosis es la responsable de la mayor cantidad de los accidentes cerebrovasculares.

Al igual que una persona sufre un ataque cardiaco o infarto de miocardio, cuando se obstruye una arteria de su corazón, puede decirse que una persona con una obstrucción del flujo sanguíneo al cerebro o una hemorragia repentina en el cerebro tiene un "ataque cerebral" o sufre un accidente cerebrovascular.

 

CARDIO ELEA

Laboratorio Elea asume que Internet es un medio de comunicación global; sin embargo, la industria farmacéutica está sujeta al marco regulatorio específico de cada país. Toda la información referente a nuestros Productos contenida en este sitio web, esta exclusivamente destinada a satisfacer la necesidad de los profesionales de la salud, de obtener mayor información para el uso adecuado de los medicamentos. Dicha información, jamás podrá sustituir el asesoramiento, diagnóstico, indicación o consejo profesional de un médico calificado.

Laboratorio Elea le recuerda la importancia de consultar con su Médico y/o Farmacéutico ante cualquier duda.